Where to Start?

(Español Abajo)

Where to start?

I have made a promise to our community that I will begin writing regularly about education, learning, and our school, Colegio Granadino, in order to open up an ongoing dialogue among the members of our community.  The promise is so important — and the topic so broad — that I have been struggling with where to start.  I want to discuss 21st Century Education Theory, and technology as it is central to much of what our students need for the future.  We need to discuss values formation and what we are doing to help our children become adults with character, as it is central to what our community, country and world needs.  We always need to keep in mind bilingualism, and academics, and the arts, and athletics, and joy and experience, as they are integral parts of any holistic education.

And, of course, we need to understand the how and the why and the role of the teacher in the learning process. Given so many important pieces to the puzzle, where should I start?

Well, to steal a line from Mary Poppins, “Let’s start at the very beginning, a very good place to start”  (and I promise, I won’t always be so theory based.)

John Dewey.

When I think of the foundations of modern educational thought, I always gravitate toward John Dewey, as he has been as influential as any educational theorist and practitioner to write on the subject or run a school … ever.  It is strange to think that a man who lived from 1858 to 1952 could be so far ahead of the curve in his educational thinking that many of his ideas are still being argued and/or pursued today.  Much of what he proposed in his theories is still being discussed and his “Laboratory School” remains one of the most observed school based programs ever implemented along with those of Maria Montessori, Paolo Freire, Horace Mann and Socrates.  His was the foundation of Democratic, Experienced based learning in the modern world.

Obviously, I can’t enter into a complete discussion of all of Dewey’s philosophy, but much of it pertains to things we will continue to discuss as a community.  Dewey struggled to reconcile the tension between traditional and progressive educational methodologies trying to connect past knowledge with present circumstance and future need.  He was obsessed with both the role and responsibility of Education in forming productive members of society in cooperation with the family and community.  He aggressively defended both authentic experiences and individual student passions in good learning, while trying not to lose structure.   He believed a central responsibility in formalized education was to instill a passion for further learning similar to what we naturally display outside of it.  He expressed these various ideas in many ways, but I think his most defining moment was in “Experience and Education” (Dewey, 1938) when he drew on his own Socratic background in posing this question:

“How shall the young become acquainted with the past in such a way that the acquaintance is a potent agent in appreciation of the living present?”

The question itself helped Dewey define the answer and his educational paradigm.  Rather than give you my beliefs (which I will admit run very close to Dewey’s and which I have presented numerous times) I’ll leave the question open to discussion.

I look forward to the conversation.

Dr. Robert Sims

Director General

Asociaciòn Colegio Granadino.

Dewy, John (1897). My Pedagogic Creed. The School Journal, Vol. 54, No. 3, p. 77-80.

Dewey, John (1916). Democracy and Education: An Introduction to the Philosophy of Education.  New York, NY: Macmillan Company.

Dewey, John (1938). Experience and Education.  New York, NY: Kappa Delta Phi.

For the Short Version:  http://www.wilderdom.com/experiential/SummaryJohnDeweyExperienceEducation.html

_______________________

¿Por dónde empezar?

He hecho la promesa a nuestra comunidad de que voy a empezar a escribir regularmente sobre la educación, el aprendizaje, y sobre nuestro Colegio Granadino, con el fin de abrir un diálogo permanente entre los miembros de nuestra comunidad. La promesa es tan importante – y el tema tan amplio – que he estado luchando con… ¿por dónde empezar? Quiero discutir la Teoría de la Educación del Siglo XXI y la Tecnología, ya que es fundamental, en gran parte, en lo que nuestros estudiantes necesitan para el futuro. Tenemos que hablar de la formación en valores y de lo que estamos haciendo para ayudar a nuestros niños a que se conviertan en adultos con carácter, ya que es fundamental para lo que necesita nuestra comunidad, nuestro país y el mundo. Siempre debemos tener en mente el bilingüismo, lo académico, las artes, el atletismo, la alegría y la experiencia, como parte integral de toda educación holística. Y, por supuesto, tenemos que entender el cómo, el por qué y el papel del profesor en el proceso de aprendizaje. Dadas tantas piezas importantes del rompecabezas, ¿por dónde debo empezar?

Bueno, para robar una línea de Mary Poppins, “Vamos a empezar por el principio, un muy buen lugar para empezar” (y prometo, no estar siempre tan basado en teoría).

John Dewey.

Cuando pienso en los fundamentos del pensamiento educativo moderno, siempre gravito hacia John Dewey, ya que desde siempre, ha sido tan influyente como cualquier teórico de la educación y tan profesional para escribir sobre el tema o para dirigir una escuela. Es extraño pensar que un hombre que vivió desde 1858 hasta 1952 podría estar muy por encima de la curva en su pensamiento educativo, tanto que muchas de sus ideas siguen siendo discutidas y/o seguidas hoy en día. Mucho de lo que se propone en sus teorías todavía se está discutiendo y su “Escuela Laboratorio” sigue siendo uno de los programas, de la escuela básica, más observados e implementados junto con los de María Montessori, Paolo Freire, Horace Mann y Sócrates. La suya fue la base del aprendizaje democrático, con experiencia basada en el mundo moderno.

Obviamente, no puedo entrar en una discusión completa de toda la filosofía de Dewey, pero gran parte de ella pertenece a las cosas que vamos a seguir discutiendo como comunidad. Dewey luchaba por reconciliar la tensión entre metodologías educativas tradicionales y progresistas que tratan de conectar el conocimiento pasado con las circunstancias presentes y las necesidades futuras. Estaba obsesionado con el papel y la responsabilidad de la educación en la formación de los miembros productivos de la sociedad en colaboración con la familia y la comunidad. Él defendió agresivamente ambas experiencias auténticas y las pasiones individuales de los estudiantes en un buen aprendizaje, tratando de no perder la estructura. Él cree que una responsabilidad central en la educación formal era inculcar la pasión por el aprendizaje, parecido a lo que mostramos de forma natural fuera de ella. Expresó esto en varias ideas de muchas maneras, pero creo que su momento más definitivo fue en “Experiencia y Educación” (Dewey, 1938) cuando se basó en su propio trasfondo socrático para el planteamiento de esta pregunta:

“¿Cómo hacer que los jóvenes se familiaricen con el pasado de tal manera que el conocimiento sea un agente potente en la apreciación del presente en vivo?”

Esta pregunta ayudó a Dewey definir la respuesta y su paradigma educativo. En lugar de dejar mis creencias (que voy a admitir van muy de cerca a las de Dewey y que he presentado en numerosas ocasiones con el Árbol de la Vida que se muestra aquí), voy a dejar la pregunta abierta a debate.

Espero con interés la conversación.

Dr. Robert Sims

director General

Asociación Colegio Granadino.


Write a comment

Your email address will not be published.

six + 10 =

Wszystkie prawa zastrzeżone. Strona wykorzystuje cookies będąc zdodna z RODO. Projektowanie stron www hauerpower.com.