This is your Brain on Exercise

Thursday afternoon while walking up to the buses to say goodbye to the students for the day I stopped to talk to a couple of our elementary students.  They were heading home to start their homework.  I asked them what they did before starting.

I asked them because our bodies have this thing called a Circadian Rhythm.  At the end of our day, our brains begin to work less and less effectively as we come to the end of the daily cycle.  Our brains, quite simply, get tired and start to relax.  Rather than resting, however, the best thing we can do before starting to study or do homework is exercise.

Exercise can help to off-set this Circadian drop.  Even as little as ten minutes of gentle exercise can invigorate our brains and get us thinking more clearly again.  In fact, more and more research is supporting the value of exercise in improving cognitive function, both in the short term and in the long term.  As Dr. John Ratey, a professor of psychiatry at Harvard puts it, “One cannot underestimate how important regular exercise is in improving the function and performance of the brain … Exercise stimulates our gray matter to produce Miracle-Gro for the brain.”

In the short term, when we perform mild exercise, our brains become measurably more active.  The impact is immediate.  Behavior, ability to focus, attention span, cognitive performance, and memory all improve. Even our happiness goes up, as exercise also helps to relieve stress, allowing us to enter into our studies more relaxed and confident.  For active students especially – those who simply need to be moving – exercise is proving to have a dramatic effect on their capacity to focus and control their impulsivity allowing them to better learn.   As Dr. Ratey explains, “Exercise doesn’t make you smarter, but what it does do is optimize the brain for learning.”

In the long term, exercise will actually change your brain.  Studies show that exercise promotes the development of neurochemicals (Brain-Derived Neurotropic Factor ,for example) that repair damage to brain cells, while also promoting the growth of new neurons and connecting the brain’s pathways more effectively.   Put simply, our brains get better when we exercise regularly. In addition, regular exercise also chemically impacts the brain to lower depression, relieve stress, diminish aggression, and make us better at multi-tasking.  And, for those of us further along the curve in age, exercise is also being found to be a key factor in remaining highly functioning later in life as well.

So, why do I feel the need to explain all this?  Well, I am betting the two girls went home and told their parents that I had encouraged them to play for a while before doing their homework.  And I did.  I just thought their parents might like to understand why.
________________

Este es Tu Cerebro haciendo Ejercicio

El jueves en la tarde, mientras iba a los buses a decirle adiós a los estudiantes, paré a hablar con un par de estudiantes de primaria.  Iban para sus casas a empezar con su tarea.  Les pregunté qué hacían antes de empezar.

Les pregunté, porque nuestros cuerpos tienen esta cosa llamada Ritmo Circadiano.  Al final de nuestro día, nuestro cerebro, empieza a trabajar cada vez menos eficazmente, a medida que llegamos al final del ciclo diario.  Nuestros cerebros, simplemente, se cansan y empiezan a relajarse. Sin embargo, en lugar de descansar, lo mejor que podemos hacer antes de empezar a estudiar o a hacer la tarea, es hacer ejercicio.

El Ejercicio puede ayudar a desactivar este Ritmo Circadiano.  Incluso, tan poco, como diez minutos de ejercicio suave, puede revitalizar nuestros cerebros y hacer que pensemos más claramente otra vez.  De hecho, cada vez más investigaciones apoyan el valor del ejercicio en la mejora de la función cognitiva, tanto a corto como a largo plazo. Como dice el Dr. John Ratey, un profesor de psiquiatría en Harvard, “Uno no puede subestimar la importancia del ejercicio frecuente, en la mejora de la función y el rendimiento del cerebro… El ejercicio estimula nuestra materia gris para producir Miracle-Gro para el cerebro”.

A corto plazo, cuando realizamos un ejercicio leve, nuestros cerebros se vuelven más activos. El impacto es inmediato; el comportamiento, la capacidad de concentración, el estado de alerta, el rendimiento cognitivo y la memoria mejoran. Incluso nuestra felicidad sube y el ejercicio también ayuda a aliviar el estrés, lo que nos permite empezar nuestros estudios más relajados y confiados. Para los estudiantes activos, especialmente aquellos que simplemente necesitan moverse, el ejercicio está demostrando tener un efecto dramático en su capacidad para concentrarse y controlar su impulsividad, lo que les permite aprender mejor. Como explica el Dr. Ratey, “el ejercicio no te hace más inteligente, pero lo que sí hace, es optimizar el cerebro para el aprendizaje”.

A largo plazo, el ejercicio realmente cambiará su cerebro. Los estudios demuestran que el ejercicio realmente promueve el desarrollo de neuroquímicos (Brain-Derived Neurotropic Factor) que reparan los daños a las células cerebrales, al tiempo que promueve el crecimiento de nuevas neuronas y las conecta más eficazmente. Nuestros cerebros mejoran cuando hacemos ejercicio regularmente. Además, el ejercicio frecuente, impacta químicamente al cerebro para disminuir la depresión, aliviar el estrés, disminuir la agresión y hacernos mejores en las multitareas. Y, para algunos de nosotros, más adelante a lo largo de la curva de edad, el ejercicio también está demostrando ser un factor clave en el permanente funcionamiento de la vida.

Entonces, ¿por qué sentí la necesidad de explicar todo esto? Bueno, apuesto a que las dos chicas se fueron a casa y les dijeron a sus padres que yo las había animado a jugar por un tiempo antes de hacer su tarea. Y lo hice. Sólo pensé que a sus padres les gustaría entender el por qué.


Write a comment

Your email address will not be published.

3 × 1 =

Wszystkie prawa zastrzeżone. Strona wykorzystuje cookies będąc zdodna z RODO. Projektowanie stron www hauerpower.com.