The Checklist Childhood

I like days like today when I get the chance to sit quietly over lunch and read.  I work my way through a lot of information this way, and find myself making some interesting connections.  Today, among articles for light and darkness in architecture and a 3D printed steel bicycle, I also watched a TED Talk by Julie Lythcott, read a Modern Learners Blog on Technology by Bruce Dixon, skimmed an article on the importance of recess time at school and finally Read “Discovering Learning or Delivering an Education” by Will Richardson.  The list in itself isn’t strange, I read a lot of different genres always, but strangely I found them all connecting to a single theme as I read through them.

Let’s start with Julie Lythcott.  Part way through her presentation, she shares this insight:

And so with our over-help, our over-protection and over-direction and hand-holding, we deprive our kids of the chance to build self-efficacy, which is a really fundamental tenet of the human psyche, far more important than that self-esteem they get every time we applaud. Self-efficacy is built when one sees that one’s own actions lead to outcomes, not one’s parents’ actions on one’s behalf, but when one’s own actions lead to outcomes.

So, simply put, if our children are to develop self-efficacy, and they must, then they have to do a whole lot more of the thinking, planning, deciding, doing, hoping, coping, trial and error, dreaming and experiencing of life for themselves.

“ … the thinking, planning, deciding, doing, hoping, coping, trial and error, dreaming and experiencing of life for themselves…”  That tied in so closely to what I had just read in the article on the importance of recess and play for everything from creativity to social-emotional development that I kind of stepped back to think about how much we try to structure everything not only at home, but in schools as well, for our kids. How testing and curriculum, and clubs and activities run the risk of becoming a checklist for educational success rather than a platform for joyful learning. How we feel the pressure to evaluate everything and provide indicators of success that drive each child’s learning. Fortunately, I breathed a slight sigh of relief because I could hear the elementary kids playing games of their own invention outside my office during recess … so it is still possible to allow kids to be creative and self-driven despite these pressures, we just need to find the balance.

And it all fit with the Richardson article, which talked about the difference between education and learning, and his view that “An “education” is more about checking a series of boxes than it is about developing the skills, attitudes, literacies, and dispositions to learn.”  And, as all good educators, including Will Richardson, know, learning is what we need to be about, “learning is the work” and everything else that falls under the umbrella of education is simply in support of that central end, however we define learning.

Then the Dixon article came in, lamenting the poor use of technology in schools, and how the potential of the internet and the information age is being under-used in education as we focus on the technology for the same old educational tasks rather than on some true paradigm shift to learning.  He argued that technology as a tool that should be applied to leveraging student creativity and interest still often falls short, used instead for worksheet style practice and mundane tasks to fulfill the same tired criteria that remain from traditional education paradigms.  And I agree. While I think we are slowly and fearfully moving into a world that we haven’t the courage yet to embrace – like entering a cold lake one painful centimeter at a time despite how hot the summer day is – we are still continuing to limit our students to our check-listed definition of learning and success rather than being open to new ideas of what they want and need.   But Why?

We are still asked to focus on ICFES and SABER and SAT and TOEFL rather than on children and learning and their development.  Data are important when the focus is right, but right now we are tasked with ensuring and pressuring students to have the right resumes, scores, and accolades even before they begin a career and even if they have other strengths and interests that they should develop instead.  In reality, we have higher expectations of our children than we were ever held to when it comes to school, and far fewer expectations when it comes to personal responsibility.  And, as Lythcott laments, “We should be less concerned with the specific set of colleges they might be able to apply to or might get into and far more concerned that they have the habits, the mindset, the skill set, the wellness, to be successful wherever they go.”

We seem afraid to let go of the old, industrial concept of education (not only as schools, but as parents and students as well) and take the plunge into a new unexplored paradigm.  And, realizing that we are all afraid of letting go, I went back again to Julie Lythcott, and her connected fear that we are too focused on the checklist items set-up by the various gatekeepers and not enough on real success indicators for happiness that have been shown by things like the 75 year long Harvard Grant Study to matter much, much more than any checklist or score.

Ultimately, when I bring all of the ideas together, I come down to the simple hope that as education evolves through our efforts we remember one simple truth:  Education should always be about students and learning and about finding ways to impassion and empower them.  Learning is the work: Learning to be good people, to find success, to develop, to be happy, and to continue to learn, not learning to fill in a checklist and come out a specific way.

As Lythcott says about her own and everyone else’s children:

“ … kids aren’t bonsai trees. They’re wildflowers of an unknown genus and species and it’s my job to provide a nourishing environment … My job is not to make them become what I would have them become, but to support them in becoming their glorious selves. “

And wildflowers can’t do that if we keep them constrained in a box made for a houseplant or bent and pruned like a stunted tree.  Our work, your work, is learning which is a much more open idea.

_____________________________________________________

Me gustan los días como hoy, cuando tengo la oportunidad de sentarme tranquilamente con mi almuerzo y leer.  De esta manera yo puedo revisar una cantidad de información y me encuentro a mí mismo haciendo algunas conexiones muy interesantes.  Hoy, entre artículos de luz y oscuridad en la arquitectura y ona bicicleta de acero impresa en 3D, también vi un TED Talk por Julie Lythcott, leí un Blog de Aprendices Modernos en Tecnología por Bruce Dixon, leí un artículo sobre la importancia de la hora de recreo en el colegio y, finalmente, leí “Descubriendo el Aprendizaje o Dando una Educación” por Will Richardson.  La lista, en sí, no es extraña, siempre leo un montón de géneros diferentes, pero raramente, a medida que iba leyendo, me encontré con que todos estaban conectados con un mismo tema.

Empecemos con Julie Lythcott.  A través de su presentación, comparte su visión:

“Y así, con nuestra sobre-ayuda, nuestra sobreprotección y el exceso de indicaciones y llevarlos de las manos, privamos a nuestros hijos de la oportunidad de construir la autoeficacia, lo cual es un principio muy fundamental de la psique humana, mucho más importante que la autoestima que ellos consiguen cada vez que aplaudimos. La autoeficacia se construye cuando uno ve que las propias acciones conducen a resultados, no las acciones de los padres en nombre de uno, sino cuando las propias acciones conducen a resultados”.

“Así que, en pocas palabras, si nuestros hijos desarrollan la auto-eficacia, lo cual deben hacer, entonces tienen que hacer mucho más en la forma de pensar, planificar, decidir, hacer, esperar, superar, ensayo y error, soñando y experimentando la vida por sí mismos”.

…” el pensar, planear, decidir, hacer, esperar, superar, ensayo y error, soñando y experimentando la vida por sí mismos” … esto encaja mucho con lo que acabo de leer en el artículo sobre la importancia de la hora de recreo y juego para estudiantes, para todo, desde la creatividad hasta el desarrollo social-emocional, que me dejó un poco pensativo en lo mucho que tratamos de estructurar todo, no solo en la casa sino también en los colegios, para nuestros hijos. Cómo las evaluaciones y planes de estudio y los clubes y las actividades corren el riesgo de convertirse en una lista de chequeo para el éxito educativo, en lugar de ser una plataforma de aprendizaje alegre y cómo sentimos la presión de evaluar todo y proporcionar indicadores de éxito que impulsen el aprendizaje de cada niño. Afortunadamente, tuve un ligero suspiro de alivio porque podía oír a los niños de primaria, fuera de mi oficina, jugando juegos de su propia invención… por lo que yo vi que todavía es posible permitir que los niños sean creativos y auto-impulsivos a pesar de estas presiones; sólo tenemos que encontrar el balance.

Y todo encaja con el artículo de Richardson, el que hablaba sobre la diferencia entre educación y aprendizaje y su opinión de que “Una “educación” es más acerca del chequeo de una serie de cuadros, que lo que es desarrollar las habilidades, aptitudes, conocimientos y disposiciones para aprender”. Y, como todos los buenos educadores, incluyendo a Will Richardson, saben, aprender es nuestro deber ser, “el aprendizaje es el trabajo” y todo lo demás que cabe bajo el paraguas de la educación es simplemente en apoyo del fin principal, como sea que lo definamos, Aprendizaje.

Y luego, llega el artículo de Dixon, lamentando el mal uso de la tecnología en los Colegios y, cómo el potencial de la internet y la época de la información están siendo sub-utilizada en la educación, ya que nos centramos en la tecnología para las mismas viejas tareas educativas, en vez de en algunos verdaderos cambios de paradigmas para el aprendizaje.  El sostenía que, la tecnología como una herramienta debe ser aplicada para el aprovechamiento de la creatividad y el interés de los estudiantes, todavía, a menudo se queda corta, usada más la práctica hoja de trabajo y las tareas cotidianas para cumplir con los mismos criterios que se conservan de los paradigmas educativos tradicionales. Y, estoy de acuerdo.  Aunque pienso que somos lentos y miedosos para movernos a un mundo que todavía no tenemos el valor de acoger – como entrar en un lago frío, un centímetro doloroso a la vez, a pesar de lo caluroso que pueda ser el día de verano- seguimos limitando a nuestros estudiantes a nuestra definición de lista de chequeo del aprendizaje y del éxito, en vez de empezar a abrirnos a nuevas ideas de lo que ellos quieren y necesitan.  ¿Pero por qué?

Todavía estamos llamados a concentrarnos en el ICFES y el SABER y SAT y TOEFL en vez de en los niños y su aprendizaje y su desarrollo.  Los resultados son muy importantes cuando el enfoque es correcto, pero en este momento tenemos la tarea de garantizar y presionar que nuestros estudiantes tengan las hojas de vida “correctas”, resultados y reconocimientos, incluso antes de empezar una carrera, sin embargo si ellos tienen otras fortalezas e intereses que seria mejor desarrollar en su lugar. En realidad, tenemos expectativas más altas de las que siempre hemos tenido, cuando se trata del Colegio y muchas menos expectativas cuando se trata de la responsabilidad personal. Y, como se lamenta Lythcott, “Debemos estar menos preocupados con un grupo específico de universidades a los que podrían aplicar y puedan entrar y estar mucho más preocupados de que tengan los hábitos, la mentalidad, el conjunto de habilidades, el bienestar, el ser exitosos donde quiera que vayan.”

Parece que tenemos miedo de dejar de lado el viejo concepto industrial de la educación (no sólo como colegios, sino también como padres y estudiantes) y dar el paso en un nuevo paradigma sin explorar. Y, al darme cuenta de que todos tenemos miedo de dejarlo ir, volví de nuevo a Julie Lythcott, y su miedo de que, estamos demasiado centrados en los puntos de la lista de chequeo puesta en funcionamiento por los diferentes porteros y no lo suficiente en los indicadores de éxito real de la felicidad que se han demostrado por cosas como los 75 años Harvard Grant Study, que importa mucho, mucho más que cualquier lista de comprobación o puntuación.

Para finalizar, cuando ponemos todas las ideas juntas, llego a la simple esperanza de que a medida que la educación evoluciona a través de nuestros esfuerzos recordamos una simple verdad: La educación siempre debe ser sobre los estudiantes y el aprendizaje y sobre la búsqueda de formas para apasionarlos y empoderarlos. El aprendizaje es el trabajo: Aprender a ser buenas personas, para encontrar el éxito, para desarrollarse, para ser feliz, y para seguir aprendiendo, no aprender a chequear una lista de control y salir con una manera demasiado estrícta.

Como dice Lythcott, sobre sus propios hijos y los de los demás:

“… los niños no son árboles Bonsais.  Ellos son flores silvestres de un género y especie desconocidos y es mi trabajo proporcionarles un ambiente nutritivo … Mi trabajo no es hacerlos llegar a ser, lo que sea en lo que se conviertan, sino apoyarlos para convertirse en sus propias seres gloriosos”.

Y las flores silvestres no pueden hacer eso, si seguimos limitándolos a una caja hecha de una planta de interior o de un árbol raquítico doblado y podado.  Nuestro trabajo, su trabajo, es aprendizaje y este es una idea mucho más abierta.


Write a comment

Your email address will not be published.

four × one =

Wszystkie prawa zastrzeżone. Strona wykorzystuje cookies będąc zdodna z RODO. Projektowanie stron www hauerpower.com.